Trastornos alimentarios

¿Qué son los trastornos alimentarios?

La persona que padece trastornos alimentarios no es capaz de conseguir una nutrición adecuada conllevando problemas de salud serios como enfermedades cardiacas o renales, llegando incluso a la muerte.

Los trastornos de la alimentación son afecciones graves de la salud mental. Se fundamentan en tener problemas serios sobre como se piensa sobre la comida y la conducta alimentaria.

Tipos de trastornos alimentarios

A continuación vamos a describir varios tipos de trastornos alimentarios que se pueden dar:

Pica

Pica

Consiste en la ingestión de sustancias no nutritivas y no alimentarias, no siendo una costumbre cultural o social. Si este comportamiento alimentario se produce en el contexto de otro trastorno mental (discapacidad intelectual, esquizofrenia …) o afección médica (incluido el embarazo), es suficientemente grave para justificar una atención clínica adicional.
Trastorno de rumiación

Trastorno de rumiación

Consiste en la regurgitación repetida de alimentos que pueden volver a ser masticados, tragarlos, o escupirlos. No hay que confundirlo con afecciones gastrointestinales como el reflujo gastroesofágico. Y si se tiene otro trastorno mental relacionado con el trastorno del desarrollo neurológico , es suficientemente grave como para justificar la atención clínica.
Trastorno de atracones

Trastorno de atracones

Un episodio de atracón se caracteriza por la ingestión en un periodo determinado de una cantidad de alimentos superior a la ingerida por una persona normal en ese periodo y mismas condiciones. Se tiene una falta de control sobre lo que se ingiere.

Además, se llega a comer más rápido de lo normal, comer hasta sentirse desagradablemente lleno, sin sentir hambre físicamente y llegando a sentirse a disgusto con uno mismo, deprimido o avergonzado.

Anorexia nerviosa

Anorexia nerviosa

La persona con anorexia nerviosa restringe la ingesta energética en relación con las necesidades, que conduce a un peso corporal significativamente bajo con relación a la edad, el sexo, el curso del desarrollo y la salud física. Peso significativamente bajo se refiere a un peso que es inferior al mínimo normal.

Además, se tiene miedo intenso a ganar peso o engordar, aún con un peso significativamente bajo.

Llegando incluso a una alteración en la percepción de su propio peso o constitución, no siendo real como se ve.

La gravedad de la situación se mide por el índice de masa corporal IMC.

Bulimia nerviosa

Bulimia nerviosa

La persona que sufre de bulimia nerviosa realiza atracones de comida caracterizados por la ingestión, en un periodo de tiempo, de una cantidad de alimentos claramente superior a la que la mayoría de las personas ingerirían en un periodo similar en circunstancias parecidas. Durante el atracón la persona tiene sensación de falta de control sobre lo que come o cuanto está comiendo.

Como consecuencia realiza comportamientos compensatorios inapropiados recurrentes para evitar el aumento de peso, como el vómito autoprovocado, uso incorrecto de laxantes, diuréticos, ayuno, exceso de ejercicio.

La gravedad se considera leve, moderado, grave y extremo en función de la frecuencia de comportamientos compensatorios.

Trastorno de evitación / restricción de la ingestión de alimentos

Trastorno de evitación / restricción de la ingestión de alimentos

Este trastorno se pone de manifiesto por el fracaso persistente para cumplir las adecuadas necesidades nutritivas y/o energéticas asociadas a pérdida de peso, deficiencia nutritiva, dependencia enteral o de suplementos nutritivos o interferencia importante en el funcionamiento psicosocial.

¿Tengo un trastorno alimentario?

En la sobre ingesta o ingesta compulsiva, el descontrol de la comida tiene un origen ansioso. Ciertas situaciones, horas del día, pensamientos etc… nos generan ansiedad y la forma de calmarnos es comiendo. Si identificamos estos factores de riesgo y aprendemos estrategias de control, de la ansiedad, de los pensamientos, solucionaremos el problema.

Los problemas de anorexia y bulimia suelen ir precedidos de un ideal de belleza, una distorsión de la imagen corporal, y una NO VALORACIÓN de nosotros. La comida y el peso llegan a convertirse en una obsesión llegando incluso a poner en riesgo nuestra salud.

En todos los casos es necesario una evaluación de los factores externos (variables de riesgo) y factores internos (habilidades, pensamientos) con el objetivo de marcar un tratamiento.

En PsicoSaBiE evaluamos, diagnosticamos y tratamos estos trastornos alimentarios.

Llámanos